jueves, febrero 17, 2005

Clock

Me gusta calcular el tiempo de cocción con actividades paralelas.
Ayer me dije: a este arroz le falta cocinarse justo el tiempo que yo tardo en ir al baño y hacer pis y volver a la cocina. Entonces fui, hice pis, (me lavé las manos, obvio) y cuando volví a la cocina lo saqué sin probarlo: excelente.
O decir: El café tarda en hacerse el tiempo en el que yo me lavo los dientes y la cara.

Y así.

jueves, febrero 03, 2005

Literatura y cocina: hoy, Oscar Wilde.

Al entrar, vieron a Dorian Gray. Estaba tras la mesada, de espaldas a ellos, haciendo papas fritas, y milanesas.

-Pasame la sal, Basil -exclamó-. Le falta un poco. Ya comemos.

-Espero que no se te despegue el pan rayado de las milangas, Dorian.

-Estoy cansado de cocinar, y odio hacer cosas fritas -respondió el muchacho, volviéndose sobre el horno con un gesto caprichoso y malhumorado. Al ver a lord Henry, se le colorearon las mejillas por un momento y procedió a dejar la sartén-. Perdóname, Basil, pero no sabía que estuvieras acompañado.

-Te presento a lord Henry Wotton, Dorian, un viejo amigo mío del Pancho 95. Le estaba diciendo que eres un cocinero muy disciplinado, y acabas de echarlo todo a perder.

-Excepto el placer de conocerlo a usted, señor Gray -dijo lord Henry, dando un paso al frente y extendiendo la mano-. Mi tía me ha hablado a menudo de usted. Es uno de sus preferidos y, entiendo, también le mide el aceite.

-No me habe de aceite -respondió Dorian con una divertida expresión de remordimiento-. Odio las cosas fritas...y su tía se desarma como mis milanesas.