martes, abril 17, 2007

El asadito nuestro de cada día



Asadera que se pone sobre la hornalla. Consta de tres partes:

-tapa
-lugar en donde se pone la carne
-lugar en donde cae la grasa

Una buena idea para asar carnes si no disponemos de parrillita y jardín trasero.
La abuela Sara recomienda poner un poquito de agua en la parte en donde cae la grasa para poder despegarla mejor al lavar el recipiente.



NOTA: para ver una asadera desarmada pueden hacer clic en este link y hasta quizás la consiguen muy barata (??!!).

jueves, mayo 04, 2006

Ensaladas

¿Por qué siempre terminamos en la clásica mixta?
Hay que hacerle agregados. He aquí mis humildes propuestas:

1) Incorporarle a la típica mixta un ingrediente extra (artista invitado) para ir variando: kanikama, huevo, atún, salchichas, aceitunas, queso, anchoas, caballa, queso rallado en tiras, palmitos, repollitos de brusela hervidos en caldo, champignones, etc..

2) Reemplazar el aceite por una cucharada de mayonesa.

3) Hacerse de un vinagre de arroz (en venta en el barrio chino) para lograr ese gustito ácido pero dulzón ideal.

4) Ya que fuimos al barrio chino, comprar algas para sushi, y a la ensalada agregarle arroz cocido a la manera japonesa/coreana y hacer envueltitos con eso.

5) Hacer una mixta común, pero poner la cebollita previamente cocinada (y bastante cantidad, así se hace una diferencia extraordinaria). Tambien se puede saltear cebollita con champignones y todo eso con aderezarlo con una mezcla de salsa de soja y y un poco de miel.

6) Hacer una mixta común, y aderezarla con guacamole.

Encuesta

¿Qué opina usted sobre la Fanta Calipso?


Mi opinión: tiene gusto a jabón en polvo. Y no, no me gusta.

miércoles, febrero 22, 2006

Liberen a los tenedores!

Como buenos corresponsales de Tirami-Su, hemos realizado una recorrida por varios tenedores libres. He aquí, preguntas que nos surgen:

  • ¿Quién se come lo cornalitos fritos? un 90% de los locales los tienen, pero nunca se vio a nadie sirviéndoselos. ¿Un gato entre bambalinas es el beneficiario indirecto de dichos pescaditos? Deberían comentarle el tema del colesterol.

  • ¿Por qué la gente se empeña en comer chorizo? Digamos: taaaanta comida ¿y eligen chorizo??? ¿No es para sospechar?

Encuesta pública:

  • ¿Cuál sería el plato ganador de los tenedores libres?

Mi voto: ensalada de algas + patita de pollo recubierta con una masa frita, en el tenedor libre de Perón al 1800.

  • ¿Cuál sería la mejor bebida para acompañar las comilonas?
Mi respuesta: a pesar de llamarme como me llamo, debo decir que lo mejor es pedir agua con gas. O sin gas, si uno está en un día muy antipático.


  • ¿Cuál es el mejor postre?
Yo opino: sin dudas, la isla flotante con dulce de leche.


  • Infaltable nota de color en un tenedor libre que se precie:
Ver un chino en camiseta.


  • Infaltable y negativo detalle de dichos lugares:
El temor de acudir al baño y que te sucedan cosas espantosas (sobre todo en tenedores libres que rondan la calle Lavalle)

miércoles, septiembre 28, 2005

Comer afuera

Mirá que a la pizza se le puede poner de todo, pero que el catalogo incluya "Especial de Kiwi" es como que nos fuimos al carajo.


Sépalo: Los Tenedores Libres viven de la bebida y sus ganas de comer pan, grisines y todas aquellas cosas que no esperabamos manducar. En algunos definitivamente la estrategia es mas complicada. Hay chefs in-situ, preparando delicias gastronomicas on-line. No se desespere. Aguarde hasta quince minutos a que le terminen de preparar el salmón con salsa rosa al que tiene delante suyo en la cola. Bajo ninguna circunstancia ataque las bolitas de queso y papa. Su duodeno se lo agradecerá.

martes, junio 14, 2005

Instrucciones

Fijese si estoy maduro
Elijame bien
Lleveme a su casa
Laveme y sequeme
Puedo ser dulce
Cocineme a fuego lento
Puede comerme a la luz de las velas
Acompañado de un exquisito vino tinto


Digierame.

jueves, mayo 26, 2005

A comerse la patria

Para los que no estuvieron presentes, un breve extracto del acto oficial por el 25 de mayo, realizado en nuestra escuela de repostería.

Introducción a cargo de la señorita Nilda
Un, dos, tres, probando...ejém...
Hola chicos, llegó la semana de la libertad y es un buen momento. Porque la libertad está bien. ¡Ok?

Un poco de historia
En este acto honraremos a nuestro emblema nacional alimenticio: la empanada. Sepan que lo es desde tiempos inmemoriales, cuando era utilizada, incluso, como escarapela. Créanme.
Ahora, recibamos con un aplauso a los empanados de ceremonia: Aldana, de 1ero A, y Marianito, de 7mo X. ¡Ahí llegan bailando! Los papis no se preocupen, que pueden respirar lo más bien.

Aclaración importante
Tampoco olviden que, con sol: la empanada de guerra.

Redacciones de nuestros alumnos.
Tema: la empanada.


La patria tiene la empanada caliente.
Óigame...¡oigamé, le digo!
Empanadas calientes, que queman los dientes.
Empanadas ígneas, resplandecientes de fuego,
a ver quién se atreve, a ver algún patriota.
Dele, Don. Para usted:
¡empanadas pirotécnicas!

Me quiero quemar los dientes
La negra me dice que, cuando era chica, siempre le tocaba vender las empanadas calientes que quemaban los dientes en los actos del 25 de mayo, pero que más tarde descubrió los beneficios de ser morocha y yo, más bien, pienso en su culo y en todo lo que le habrá redituado, porque, la verdad, nosotros caminamos por Corrientes, con su culo mágico benficiándonos, los pasajeros del subte gritan miau o chiflan cuando subimos las escaleras, los chicos del colegio ¡potra! exclaman al culo de la muy caballa, que taconea junto a mí, que nos impulsa lejos y nos redime constantemente.

lunes, abril 18, 2005

El secuestro

Mediante la presente, hago llegar al público tiramisuero mi primer S.O.S.
Ruego a la diosa Tártara para que extienda su mano generosa y salve la humanidad de una inminente anorexia de dulzura aguda. La situación es caótica. Buenos Aires puede quedarse sin su principal alimento no diet.

Cierto domingo aburrido, intercalando llovizna matinal con medialunas portenias, aprestóse el individuo a cometer semejante delito.
Caminaba agazapado, con aire siciliano, encorvado por el peso en sus espaldas. Acercóse a una cabina telefónica a negociar la mercadería.
Mientras, la bolsa gigante reclamaba mejor trato. Asfixiada y agotada, suplicaba en silencio, sudando la gota dulce.
Las vecinas no disimulaban su curiosidad, e intentaban en vano descifrar el futuro del increíble paquete.
20 minutos después el hombre misterioso seguiría su camino por los bosques de Palermo, esperando quizás recompensa por la entrega de su tesoro: una bolsa gigante de tutuca...