miércoles, diciembre 08, 2004

A lo dicho, pecho

Clase 2. Hoy desmitificamos: Dichos comilonezcos

Cuántas veces fuimos víctimas del fraserío cotidiano instalado en la sociedad argenta (comilona si las hay). En la primera clase vimos que finalmente NO somos lo que comemos. Sin embargo, las consumidoras impulsivas de peluquerías, spas y pilates (sí, la gente que está al pedo) no lee el blog. Tampoco Susana, a pesar de haber sido electa "La comilona del año" unánimemente por los tiramisueros.

Ante la evidente ignorancia de la high society, en esta clase decidí aplicar mano dura(?). De manera que, si escucho a alguien diciendo algo de la lista informaré al Consejo Nacional de Salud Morfística. Notificados, repasemos lo que ocupa los primeros puestos del ranking de palabrerío non-sense:

-"Ay, ese chico es un plato" (¿un plato de qué? ¿de porcelana, vidrio Durax, o madera?)

-"Vida, pasame el sacacorchos" (no sé si es peor lo de Vida o el pobre insultado destapador)

-"Sos un bomboncito" (palabra a utilizar única y exclusivamente si sos la pareja y vas a comerlo, de otra manera suena a piropo obrero.)

-"¿A cómo el kilo? (si es como de comer, como quieras)

-"Estoy lleno" (ah, ¿sos un barril?)

-"No estoy gorda, tengo gases" (la que dijo eso creyendo que es fino, se equivocó feo, sepanlo)

-"Dame 1 docena de bolas de fraile" (señores, se llaman Berlinesas, el pastelero promete juicio la próxima)

Seguiremos informando. Mientras, repasen el capítulo 1 y 2 para la semana que viene. Y vos, a cambiar los piropos por algo original, si vas a usar palabras comilonezcas, condimentalo para la ocasión....¿tipo...viste, gordi?

up-date A pedido del público otorgo una tregua. Sólo porque toda regla tiene su excepción, la de la lista es: "le faltan caramelos en el frasco". Si, se lo merece. No hay mejor manera de describir la ausencia neuronal impulsada por el dueño del frasco. La pregunta es: ¿quién se robó los caramelos?.